La red eléctrica, otro factor de riesgo a tener en cuenta en las inundaciones

En el artículo, Electrical Grid Risk Assessment Against Flooding in Barcelona and Bristol Cities -Evaluación del riesgo de la red eléctrica frente a inundaciones en las ciudades de Barcelona y Bristol-, publicado en MPDI y también difundido desde el proyecto europeo rescUE, se explica cómo la red eléctrica está expuesta a sufrir las consecuencias de las inundaciones en áreas urbanas y periurbanas, ya que estas han sido diseñadas teniendo en cuenta frecuencias históricas de eventos extremos ocurridos en el pasado.

El impacto del Cambio Climático sobre la meteorología, responsable de una mayor frecuencia y violencia de las lluvias torrenciales hace necesaria la actualización de los Estudios de Inundabilidad y el avance para «asegurar planes energéticos futuros y asegurar servicios … para determinar y evaluar las nuevas zonas que pueden estar en riesgo y su relación con infraestructuras críticas para tales eventos extremos».

El proyecto rescUE ha desarrollado una metodología innovadora para el análisis de mapas de peligro de inundaciones, cuantificando la probabilidad de riesgo de fallo de los activos eléctricos y sus impactos potenciales utilizando un enfoque probabilístico, y la monetización del riesgo aplicado a las ciudades de Barcelona y Bristol.

Este enfoque tiene una especial importancia a la hora de analizar y valorar todos los posibles riesgos y las consecuencias para las personas y los bienes que implican las inundaciones, y de cara a proponer la adopción de medidas preventivas y correctoras que disminuyan los efectos, por la amenaza el riesgo que las inundaciones suponen para las grandes infraestructuras críticas como la red eléctrica; además es necesario tomar conciencia del impacto sobre las viviendas y otros riesgos derivados por la anegación de estas.

Desgraciadamente, tenemos un reciente ejemplo de ello con las inundaciones producidas por fuertes lluvias el 8 de enero del presente año en la ciudad de Tánger – norte de Marruecos – que acabó con la vida de 28 personas. La hipótesis que más se baraja apunta a que tras inundarse los bajos de una vivienda, en la que se encontraba situado un taller textil, se produjo la muerte de estas personas por descarga eléctrica. Otro ejemplo lo tenemos con las inundaciones producidas en enero de 2020 en Yakarta en las que algunas de las víctimas fallecieron por electrocución.

De ahí, la importancia de continuar trabajando en el afianzamiento de una cultura de sensibilización y prevención que incluya a la ciudadanía y a todos los agentes públicos y privados en el nivel local, que es uno de los objetivos de AA-FLOODS, con el objetivo de aumentar la capacidad de resiliencia de las ciudades o municipios, y ello incluye mejorar la vigilancia del parque de viviendas envejecido, las viviendas de autoconstrucción y las infraviviendas, además de la concienciación de la población sobre su corresponsabilidad.